Tratamiento Periodontal: El Alisado Radicular, o "Limpieza Profunda"

Este es el primero de una serie de articulos sobre algunos de los diferentes tratamientos periodontales.

  • Alisado Radicular
  • Implantes
  • Alargamientos de Corona
  • Regeneración Guiada

El Alisado Radicular, o "Limpieza Profunda", como es llamado comúnmente,  es una limpieza dental bajo anestesia local.

En una boca sana, existe entre 1 - 3 mm de encía sobre la cresta ósea (ver imágenes).  Durante el examen inicial, el periodoncista mide este margen en todos los dientes utilizando una sonda periodontal.

Cuando hay inflamación gingival, o gingivitis, estos bolsillos suelen a medir de 4 - 5 mm.  Es aquí cuando se recomienda un alisado radicular.  En esta etapa, el cepillado y/o limpieza regular en una oficina dental no es suficiente para remover toda la placa y cálculo acumulado.  Este procedimiento requiere el limpiar por debajo de la encía y "Alisar" la raiz del diente.  Es decir, remover cualquier material ajeno y dejar la raiz del diente lo más limpia posible para así lograr que la encía se vuelva a adherir y eliminar el bolsillo.  De esta manera, el paciente se podrá limpiar adecuadamente sin riesgo a que la enfermedad periodontal siga avanzando.

 

 

El alisado radicular es la primera fase de tratamiento periodontal.  Su principal función es controlar la inflamación y la flora bacterial para mantener un ambiente oral estable.  También es la fase preparativa previo a la cirugías periodontales, a su vez educando al paciente a cómo mantener su salud oral y en óptimas condiciones.