Salud Periodontal durante la Gestación

La salud oral antes, durante, y después del período de gestación es de suma importancia.  Muchas mujeres carecen de este servicio, ya sea porque tienen miedo de ir al dentista mientras están preñadas, o porque carecen del conocimiento y la importancia de un buen cuidado oral.  Desafortunadamente, muchos profesionales de la salud no le enfatizan esto a las mujeres.

El período de gestación puede tener implicaciones serias en la salud periodontal de las mujeres, ya sea por cambios hormonales o factores immunológicos.  Varios estudios (incluyendo Lieff, 2004) encontraron pérdida de hueso y encías de 2 - 4 mm en 1,224 mujeres con 24 semanas de gestación durante un período de 4-5 meses.

En mujeres con enfermedad periodontal severa, se encontró una correlación directa con mayor incidencia de bebés prematuros y con bajo peso (PT/LBW por sus siglas en inglés).  Haciendo la enfermedad periodontal un indicador de riesgo para bebés PT/LBW.  El 50% de las mortalidades en recién nacidos se debe a bebés PT/LBW.  Pre-término se considera cuando el bebé nace previo a las 37 semanas de gestación y bajo peso cuando nace por debajo de 5 lb y 8 oz.  Al momento, estudios preliminares sugieren que el tratamiento y cuidado periodontal PREVIO al embarazo, ayuda y sirve como barrera para prevenir partos pre-término.

También se estima que un 7-8% de las mujeres embarazadas padecen de diabetes gestacional.  Aunque este tipo de diabetes suele desaparecer luego del embarazo, la falta de cuidado puede ser detrimental para la salud oral de la misma manera que la diabetes afecta la salud oral de sobre un 66% del puertorriqueño.  A las mujeres embarazadas se recomienda hacerse limpieza dental cada 3 a 4 meses, e incluso, algunos planes médicos permiten una limpieza adicional a las mujeres durante su período de gestación (su dentista puede darle esa información).

En cuanto a tratamientos de caries, cirugías orales, y radiografías, es recomendable cualquier tratamiento dental en una mujer embarazada para prevenir cualquier tipo de infección que pueda afectarla durante el embarazo.  Si son necesarias, las radiografías no son dañinas siempre y cuando se le coloque un delantal y protector de tiroides de plomo.

La prevención y educación son las mejores herramientas para lograr un cuidado de salud óptimo.