Recesión Gingival y raíces expuestas

Tengo dientes muy largos, y en ocasiones, sensitivos, ¿que puedo hacer? Los dientes están mayormente compuestos de cuatro materias:

  1. Esmalte (superficie externa de la corona del diente)
  2. Cemento (superficie externa de la raiz del diente)
  3. Dentina (superficie media de todo el diente)
  4. Pulpa (superficie interna del diente)

El esmalte es sumamente duro y resistente.  El cemento, que es lo que cubre la raiz, es un poco mas poroso y esta hecho para dar retención a los ligamentos periodontales que dan soporte al diente junto al hueso y encias.  Al haber recesión gingival, el cemento queda expuesto.  Varios problemas que esto puede causar son sensitividad, mayor riesgo de caries (ya que el cemento no es tan resistente), y problemas estéticos.

La mayoría de los casos de recesión son causados por abrasión con el cepillo de dientes.  Es por esto la importancia de utilizar cepillos suaves y no hacer fuerza al cepillarse.  La placa dental y pobre higiene también puede causar recesión ya que crea inflamación y esta a su vez lleva a pérdida de hueso.  Si no hay hueso que da soporte a la encia, esta recede.  Otra causa puede ser anatómica como el apiñamiento (crowding) de dientes ó de trauma tales como pantallas en los labios, y accidentes.

Existen varios tipos de recesión y estos tipos dependen de el hueso interproximal (entre los dientes) y el nivel de recesión de la encía.  Los tratamientos pueden variar dependiendo del tipo de recesión.  Estos son:

  1. Autógeno (proviene del paladar de la persona)
  2. Alogénico (proviene de un donante, típicamente un cadáver, y se procesa)
  3. Xenogénico (proviene de otro animal, típicamente bovinos o equestres)

Los resultados pueden variar dependiendo del tipo de recesión y pueden tener hasta 100% de cobertura de recesión.

En este caso, el paciente presenta recesión en tres dientes y se le hizo un injerto con tejido alogénico.  Favor entrar en la imagen para ver la información.

Las ventajas de utilizar tejido alogénico son:

  1. No se utiliza tejido del paciente, por ende se elimina una segunda área quirúrgica.
  2. Menos dolor.  (La molestia que tienen los pacientes con este tratamiento viene mayormente de esta segunda área quirúrgica donde se saca el tejido donante.  El área donde se coloca el tejido no causa molestia)
  3. Comodidad del paciente, a causa de menos dolor
  4. Uno puede abarcar más áreas de recesión.  Al utilizar tejido autógeno, uno se limita al tamaño del injerto que se puede obtener.

Como todo procedimiento quirúrgico, hay ciertas restricciones antes, durante, y después de la cirugía para permitir que el tejido sane bien.  Estas son explicadas por su doctor antes de la cirugía.  Es importante también que el paciente demuestre buenos hábitos de higiene oral.

Si desea más información, oprima aquí, envíenme un e-mail o deje algún comentario.  Los periodoncistas nos especializamos en este tipo de tratamiento y ayudar al paciente mejorar su sonrisa es nuestro placer.